ΣΥΝΔΡΟΜΉ

Vives en Estocolmo, con su síndrome. Enganchado a una droga irracional, de lo divertido, de lo que está mal. Vives en ese vicio del amor perpetuo.  Adicto a mí. Y disfrutas del error, y de su dosis diaria  (o estacional o temporal) Arbitraria. Vives en Estocolmo, con su síndrome. Queriéndome.  Deleitándote del juego de tu … Sigue leyendo  ΣΥΝΔΡΟΜΉ